viernes, 14 de marzo de 2014

Ausencias



El Club de Prensa de Ferrol está inmerso estos días en la programación de los actos con motivo del 25 aniversario de la entidad. Recientemente se editaba el "Cuaderno" de FerrolAnalisis con la historia gráfica de la sociedad. En días venideros se inaugurará una exposición y hacia final de mes tendrá lugar otro acto público. Yo quiero dejar constancia en mi blog de la memoria a las personas, socias y socios, que ya no están. "Todos ellos nos han dejado su imperecedero recuerdo junto con su legado y mandato como motores activos de aquella iniciativa, hoy traducida en parte indisociable del acervo cultural de la ciudad de Ferrol", dejé escrito en el mencionado "Cuaderno". Aquí queda una breve semblanza de cada uno de aquellos que fueron entrañables amigos y compañeros y que hoy no pueden festejar con nosotros la efeméride.



      
David Fojo Salgueiro (1918-1995)
Encarnaba este veterano socio, director y propietario de La Voz de Ortigueira, un periodismo sagaz,  de fino olfato, rico en matices. Desde su observatorio ortegano controlaba todos los movimientos de los muñidores de la política y aunque no disimulaba sus afinidades no dejaba por ello de aplicar su ojo crítico, actitud propia de cualquier profesional que se precie. Desde luego, no comulgaba con ruedas de molino, lo que le permitía mantener en activo su capacidad de objetivar las cosas   y, por encima de todo, tutelaba siempre el buen nombre de su amada y señorial villa. En su actitud vital, era un gran romántico y tal vez la opción tomada para morir así lo refleja. David Fojo fue homenajeado en vida, incluso por aquellos que no coincidían con sus postulados ideológicos, diferencias que sus adversarios  solían salvar porque intuían o sabían que el director de La Berza como entrañablemente se apellidaba a La Voz de Ortigueira,  no hacía ejercicio de militancia ciega y con relativa frecuencia acostumbraba a llamar al pan, pan y al vino, vino. Fojo fue un entusiasta socio fundador del Club de Prensa de Ferrol. En algunas asambleas figuró en la mesa por razones de edad y en todo momento fue activo participante en diversas iniciativas promovidas por la entidad, sobre todo en las lúdico-festivas. Quienes le hemos conocido guardamos de él un entrañable recuerdo como hombre culto,  gran conversador y distinguida talla humana.

      
Antonio Martínez Barcón (1942-1989)
Antonio Martínez Barcón (Ambar, siglas con las que solía firmar sus colaboraciones) fue un activo columnista de prensa y, sobre todo, poeta. Periodismo y creación literaria fueron dos constantes en su vida, ya desde su adolescencia. Narran quienes disfrutaron de  su amistad que en el seminario de Mondoñedo, en donde pasó unos años, gustaba de hacer las crónicas de las competiciones de fútbol que allí se organizaban y ya por aquellas fechas, años cincuenta, insertó un día en una especie de periódico del internado una poesía dedicada a su madre que enterneció a compañeros y superiores. Y es que Ambar se quedó huérfano de madre muy joven, circunstancia que marcaría su trayectoria vital. Martínez Barcón recibió en su día el homenaje de las instituciones ferrolanas y el propio Club de Prensa editó un fascículo de Testemuñas da memoria en el que varios autores glosaban la figura de este hombre. Fallecido joven, a los 47 años de edad, Ambar  vinculó su vida al desaparecido periódico local Ferrol Diario (1969-1981) y posteriormente llegó a tener relación con La Voz de Galicia, El Ideal Gallego y El Correo Gallego, en los que nos legó una muestra de su quehacer como hombre de vena crítica e intelectual. En el campo de la poesía dejó obra sin publicar que años después de su óbito fue reunida en el libro Poemas de la tarde antigua.

        

      
Vicente Alfonso Castro (1926-1989)
Vicente Alfonso Castro (Vicentón) fue un periodista deportivo (Ferrol Diario) que marcó época. Su crítica mordaz, en ocasiones, original y cargada de recursos, en otras, dotado de una memoria cristalina, casi enciclopédica, fue capaz de remover cimientos. Su sección de "Punto y seguido" era  de obligada lectura para deportistas, aficionados, directivos e incluso, cómo no, periodistas de otros medios para los que su opinión era un referente. Dotado de un gran temperamento vocacional, después de pasar en sus años jóvenes por la radio REM 15 (Red de Emisoras del Movimiento), Vicentón abrazó la profesión de periodista en la prensa escrita, incorporándose a la plantilla fundadora de Ferrol Diario (1969-1981) en la que permaneció hasta su cierre. Luego pasaría a la situación de jubilado. Vicente Alfonso Castro era un gran conversador y animador de tertulias por su sentido del humor y fácil oratoria. A pesar de su proverbial escepticismo se alineó con el grupo de periodistas, columnistas y colaboradores que pusieron en marcha en el año 1987 el Club de Prensa de Ferrol en cuyas filas se mantuvo hasta que falleció. Además de ejercer la profesión en Ferrol Diario, desempeñó corresponsalías de publicaciones importantes de alcance nacional, como la del diario Marca. A su muerte, la revista Periodistas de la Federación de Asociaciones de Prensa de España le dedicó una semblanza biográfica bajo la firma del destacado columnista y presidente de la Unión de Periodistas Deportivos de España, Miguel Vidal.





      
Andrés París  (1929-2001)
Andrés París Rico, pertenece a esa clase de periodistas de raza, de actitud honesta e insobornable, auténtico y voluntarioso gestor de la información, que dejó huella de su impronta profesional en diversos medios de comunicación. Fue uno de los periodistas fundadores de Ferrol Diario en el que se distinguió por su labor como reportero de calle, cronista de la vida municipal y agudo observador y comentarista de la vida ciudadana en sus diversas manifestaciones. Quienes le conocieron dan fe de su alto concepto del compañerismo y generoso y solidario talante. Arturo Lezcano (Ferrol Diario-El Norte de Galicia (1969-1981) Agonía para una expresión de seu) escribía:  "un compañeiro entrañábel, traballaou arreo nos últimos anos de FD despois dunha longa carreira na axencia EFE e El Ideal Gallego, contribuíndo coa súa fichaxe ao reforzamento  da información local, na que salientaba". También desempeñó la corresponsalía de Radio Nacional de España, enviando a diario sus jugosas crónicas de la actualidad de Ferrolterra. Era hombre  de tertulia, no exento de cierto barniz bohemio, con gran sentido y gusto musicales.

      
Francisco de Ayguavives Golpe (1944-1996)
Antiguo trabajador de Astano (hoy Navantia-Fene), perteneciente a una  saga de empleados (entre ellos el que fuera presidente del Club de Prensa, José R. González Varela y los socios Juan Barro y José M. Orriols) que se pasaron al campo del periodismo, Francisco de Ayguavives (Chisco) se hizo reportero, realizador e incluso editor de televisión. Se inició en los años setenta como profesional de la fotografía  para pasar luego al campo de la tv. Cuando falleció, a los 52 años de edad, era uno de los cámaras más veteranos de Galicia y estaba vinculado a la TVG. En sus comienzos como fotógrafo firmó sus trabajos en las páginas de Ferrol Diario. Chisco marcó un estilo e incluso una escuela, como lo prueba el hecho de que algunos jóvenes que se incorporaron luego al mercado de la imagen evidenciaron sus influencias. Además, según consta en una necrológica de la época, fue un profesional que supo remontar las adversidades y mantenerse en permanente estado de alerta para adaptarse a la vertiginosa evolución tecnológica. En el plano personal, Chisco era un hombre muy apreciado por sus amigos y compañeros, y sin abdicar del ejercicio crítico, supo granjearse la simpatía de numerosos ciudadanos.

      
Javier Fernández Justo (1948-2005)
Javier Fernández Justo estuvo vinculado muchos años a los medios, pero nunca contractualmente. Era funcionario civil al servicio de Defensa y  en sus horas libres se dedicaba por vocación a actividades informativas, destacando, sin duda debido a su magnífica agenda de contactos, en el género de los sucesos, materia en la que dio en diversas ocasiones “pisotones” adelantándose en las noticias o aportando datos a los que, como ningún otro profesional, tenía acceso. Javier Fernández Justo liga su trayectoria a distintos medios de comunicación. Fue colaborador del Faro de Vigo en la época en la que el rotativo vigués tuvo una pujante presencia en Ferrol (en los años ochenta); prestó servicios a Radio Popular de la cadena COPE para la que realizaba información de la vida municipal, también hizo sus pinitos en la televisión local y los últimos años de su vida los dedicó a La Opinión de A Coruña, en el espacio destinado a Ferrol y su comarca, después de haber retomado su colaboración con el Faro de Vigo, ya en manos del grupo Prensa Ibérica al que también pertenece La Opinión. A su muerte, el director de Faro de Vigo, Pedro Pablo Alonso escribía: “ A los lectores de Faro de Vigo tal vez les resulte sorprendente descubrir que uno de los puntales informativos de este diario vivía en Ferrol”. 

      
Juan Jorge Bruquetas Sierra (1946-1989)
Juan Jorge Bruquetas (Coque) no perteneció a la plantilla de periodistas de la COPE, empresa en la que siempre trabajó, pero sí fue columnista en temas musicales del desaparecido periódico Ferrol Diario. Es decir, no fue ajeno a la profesión al vivir estrechamente vinculado a ella por su cometido de técnico de sonido de la emisora ferrolana que le permitió ser testigo excepcional a diario de toda la programación, incluidos los informativos que seguía con especial interés y que comentaba con los amigos de su círculo al poseer una fina capacidad de observación y de análisis de todo lo que acontecía en la proximidad y más allá de las fronteras gallegas y españolas. Hombre de profundas convicciones democráticas y de un generoso sentido de la solidaridad no dudó en entregar horas de su ocio o vida personal a la defensa de los intereses de los trabajadores de la cadena habiendo ostentado la presidencia del comité intercentros de COPE. Inquieto, intelectual y culturalmente, también ejerció su compromiso con la sociedad siendo un activo precursor del actual "Club del Mar", entidad que hace unos cuantos años le rindió homenaje con la organización de una mesa redonda con la participación de sus mejores amigos, todos ellos ahora ya veteranos periodistas. Coque Bruquetas fue uno de los principales impulsores del Club de Prensa en el proceso de gestación. Una locutora de COPE, Maite López Teijeiro escribió "Era control de sonido, fue delegado de los trabajadores y, hasta su muerte, presidente del Comité Intercentros. La mejor persona que he conocido y maravilloso compañero. Estar de turno trabajando codo con codo con él era una auténtica delicia. Personas como Coque tienen que tener un rinconcito en el cielo" (De la publicación 35 años de radio en Ferrol. 1966-2001)

      
Manuel Nadales Castro (1958-2004)
Manuel Nadales Castro, a pesar de morirse joven -lamentablemente como casi todos los que aquí se recuerdan- tiene una trayectoria variopinta toda vez que habiendo pasado por la órbita mediática ejerció con anterioridad de asesor laboral en el sindicato de Comisiones Obreras y en un momento de su vida también de jefe del gabinete de la dirección general de Correos con el Gobierno de signo socialista. No obstante, fue uno de los impulsores, junto con Jesús Gómez “Miño”, de una emisora obrera que durante un tiempo funcionó en CCOO. Tras esta experiencia en la mencionada organización sindical, se incorporaría a la cadena SER coordinando unos informativos muy ágiles y de ameno e interesante contenido. Manolo Nadales fue un cronista singular de todo el proceso conflictivo que arrastró la reconversión naval y un agudo observador de la evolución de la vida social, política, cultural y económica de Ferrol. A la vuelta de su periplo por la política, trató de alimentar el gusanillo de la profesión periodística en alguno de los canales locales de televisión. Fue directivo del Club de Prensa y el que abrió marcha en una serie de entrevistas que se publicarían en las páginas centrales de la revista FerrolAnalisis. Su bonhomía y talla humana brillaban a la altura de su profesionalidad, gozando de un numeroso círculo de amistades.

      
Bernardo Castelo Álvarez (1950-2006)
Bernardo Castelo Álvarez es otro de los casos que sin llegar a alinearse en el periodismo propiamente dicho vivió muy de cerca la profesión como columnista especializado en temas de arquitectura y diseño, facetas en las que luego destacaría en su condición académica de profesor de la Universidade da Coruña. Es el ejemplo de persona de retos que, en determinado momento de su vida conjuga el trabajo con sus estudios universitarios hasta acabar consiguiendo los objetivos perseguidos, no sin derrochar gran empeño y sacrificio personal. Castelo Álvarez fue socio fundador del Club de Prensa de Ferrol formando en las primeras directivas en las que trabajó denodadamente sobre todo en el área de la imagen (Galicia en Foco) y Revista Oral en la que ejerció de entrevistador de cara al público, siguiendo la pauta de esta actividad. Del interés y el valor que dio a la entidad valga la anécdota de que sus artículos de opinión iban firmados con su nombre y la apostilla de “miembro fundador del Club de Prensa de Ferrol”. Hombre de peculiar carácter, poseía vastos conocimientos sobre arte (fue el impulsor de Novíssimos, una iniciativa vanguardista en el campo artístico) y arquitectura, tal como dejó constancia en la revista FerrolAnalisis, mientras que en uno de los cuadernos FA se ocupó del teatro Jofre. Es también coautor de la obra  Rodolfo Ucha Piñeiro y la arquitectura de Ferrol (1909-1949) (Diputación de A Coruña, 2000)

      
Jaime Quintanilla Ulla (1919-2002)
El caso de Jaime Quintanilla Ulla entra dentro de la categoría de firmas habituales de los medios de comunicación. Con independencia de su relevante arista política, al haber sido el primer alcalde democrático tras la dictadura de Franco, el Dr. Quintanilla mostró siempre un gran interés por pertenecer al Club de Prensa de Ferrol hasta el punto de que quiso inscribirse y participar en alguna de las actividades siendo todavía primer edil. Bajo el consejo del presidente fundador de la entidad periodística, el médico, alcalde, articulista y ensayista de numerosos temas científicos, decidió esperar al final de su mandato para sumarse al consejo de redacción de FerrolAnalisis a cuyas reuniones, convocadas en el renovado hotel Suizo, no dejaba nunca de asistir y en cuya revista publicó diversos trabajos. Era también un asiduo de la Revista Oral y un apoyo, siempre que se le requería, para mediar ante gestiones de distinta índole. De Jaime Quintanilla Ulla cabe subrayar la magnífica relación que siempre mantuvo con los periodistas, lo que explica su fidelidad al Club de Prensa hasta que falleció. Uno de sus mejores amigos y a la vez paciente era  el escritor, poeta, periodista y compañero del consejo de redacción de FerrolAnalisis, Mario Couceiro.



      
José Pérez Costa (1957-2006)
José Pérez Costa era otro de los ejemplos de socios del Club de Prensa, ajeno a la profesión de periodista, pero vinculado con un medio de comunicación, en este caso con La Voz de Galicia en la que era administrativo, después de haber empezado en las labores de distribución. De Pérez Costa se puede decir que entró de pantalón corto en dicha empresa en la que se mantuvo hasta su fallecimiento. Era un gran amante de la pesca deportiva de mar, practicada desde tierra, y la fatalidad quiso que una ola le asestase un trágico golpe pereciendo cuando era todavía relativamente joven. Pérez Costa se alineó desde el primer momento con aquellos que apoyaron la creación del Club de Prensa, participando en muchas de sus actividades y manteniendo la condición de socio hasta el final de sus días. Nunca regateó su aliento a los promotores de la entidad brillando en su condición humana un gran sentido de la amistad y de la lealtad lo que le hizo gozar del general aprecio no sólo de sus compañeros de La Voz sino también de los de otros medios que convergían en el Club de los periodistas.

                                          
María de la Concepción Pantín Barros (1945-2007)
 Chicha Pantín- como así le llamábamos amigos y compañeros- fue socia fundadora del Club de Prensa y durante una década ejerció como delegada de El Correo Gallego en Ferrol, periódico en el que ingresara muy joven. A su fallecimiento, ocurrido el 19-07-2007, el propio rotativo santiagués subrayó que fuera redactora durante media vida "y era una de las personas más queridas en todos los departamentos de la gran familia del Grupo Correo Gallego. Chicha Pantín también contaba con el afecto de todos sus compañeros de los medios de comunicación con sede en Ferrol por su talante generoso, colaborador y solidario.


Joaquín Campoamor Brea (1957-2009)
 Joaquín Campoamor fue otro de los compañeros que falleció relativamente joven, a los 52 anos, concretamente. Prestó servicios en Radio Popular Cadena COPE en Ferrol, ocupándose de la información de calle y, posteriormente, ejerció como jefe de prensa del Ayuntamiento de Ferrol, siendo alcalde el "popular" Juan Blanco Rouco. Campoamor Brea, que abandonaría el periodismo en los años previos a su óbito, fue un activo motor en el nacimiento del Club de Prensa de Ferrol figurando como miembro de la comisión gestora. Los últimos años, ante de dejarnos, se dedicó al ejercicio de la docencia en el campo de la informática, en un conocido colegio privado ferrolano. 




José María López Ramón (1916-2009)
 Escritor, periodista, coronel de Artillería, exalcalde de Ferrol y exgobernador civil de Ourense, fue también el decano del Club de Prensa de Ferrol, testigo que tomó a su fallecimiento el dibujante humorista, escritor y pintor, Siro López. López Ramón fue director de la emisora de radio La Voz de Ferrol, delegado en Ferrol del diario compostelano El Correo Gallego e consejero-delegado del desaparecido Ferrol Diario. En los últimos anos de su dilatada trayectoria vital fue un activo columnista de prensa en los periódicos La Voz de Galicia Diario de Ferrol. Poco antes de morir publicó el libro Memorias periodísticas del Ferrol de los cincuenta, obra en la que redactó con erudita pluma sus experiencias en el campo del periodismo ferrolano.




Mario Couceiro Bescos (1920-2003) 
Fue periodista y poeta, Cronista Oficial de la Ciudad, socio del Club de Prensa y miembro del consejo de redacción de FerrolAnalisis. La vida y obra de Marius, alias que utilizaba en prensa, trasciende, como puede colegirse de las primeras líneas de presentación, en varias dimensiones. José María López Ramón escribió en Testemuñas (Club de Prensa) "Tenía una amplísima cultura y una inquieta y constante preocupación por el hecho literario. Su espíritu crítico no tenía fronteras...Mario era un poeta de fina sensibilidad que, en su tarea periodística,  se derramó incontenible sobre su prosa. Otro periodista, Ángel Padin subrayó A Mario Couceiro siempre lo recuerdo revestido de parsimonia en su más amplio sentido de hombre cachazudo o dotado de templanza...Utilizaba su aspecto bonachón e irónico para convencer al más empecinado adversario. Y perdonaba con una sonrisa a quien se atreviera a denostar a su querido ferroliño". Carlos Agulló señaló "bajo la apariencia de oficinista despistado se agachaba un espíritu libre y una imaginación portentosa...Un sabio que hablaba en ferrolés". Mario Couceiro dejó mucha literatura en forma de piezas periodísticas en El Correo Gallego, primero y en Ferrol Diario, después. Hay par de opúsculos publicados, Carta de algunas islas y varios ríos (Ediciós do Castro, 1982), en materia de poesía, y Primeira fase e outras narracións (Tambre, 1996), de relato breve. Ha sido uno de los fundadores de la revista de poesía Aturuxo, reeditado hace algunos años  en edición facsimilar. Ya jubilado firmó durante algún tiempo una columna en La Voz de Galicia.