miércoles, 21 de mayo de 2014

Mario Couceiro versus Sautier Casaseca

Los recortes del "desencuentro" de Mario Couceiro y
Guillermo Sautier Casaseca
en Ferrol Diario
Guillermo Sautier Casaseca (Santa Cruz de la Palma, 1910-Madrid, 1980), escritor y guionista radiofónico, apodado en su momento como "El rey de la lágrima" por los dramones que llevaba a las ondas en los años cincuenta, llegó a tener un rifirrafe con el escritor y periodista ferrolano Mario Couceiro Bescos "Marius", desencuentro que yo recupero de las páginas del añorado Ferrol Diario. Pero antes, no estará de menos añadir, para situar al personaje, sobre todo paras los lectores más jóvenes, que algunas de sus radionovelas provocaron quejas de las asociaciones de bares, cafeterías y restaurantes que veían como sus locales se quedaban completamente vacíos a causa de la emisión de "estas auténticas joyas radiofónicas", tal como escribió en su blog "Amelia on the air", Amelia Esteban, veterana guionista y redactora. Sautier Casaseca arrasaba en el año 1959 con el serial "Ama Rosa", en la voz de Juana Ginzo, voz histórica de la SER. Todo empezó con uno de los artículos que publicaba Mario Couceiro en su sección "Meridiano 10", titulado "Las reservas del llanto". El periodista ferrolano hacía referencia a una entrevista en el diario "Arriba" en el que Sautier Casaseca decía que las secreciones lagrimales producen un mejoramiento en el estado de salud del que llora y que el que llora mucho y bien padece a la larga menos ataques de hepatitis y menos úlceras. El caso es que a las consideraciones críticas de diversa índole sobre el serialista, el género que cultivaba, etc, Sautier manda una "carta al Director" en la que le propina un cierto vapuleo. Le dice que lo de las secreciones lagrimales y sus bondades debe atribuírselo al psiquiatra sir William Bryan, refuerza el valor del melodrama y hasta entra al terreno personal "tengo la enorme suerte de ser conocido en El Ferrol del Caudillo mucho antes que "Marius". El año 1940 fui director de su emisora de radio, estando destinado en la Intervención del Departamento Marítimo". Es preciso subrayar que Guillermo Sautier había sido funcionario civil de la Marina. Estima el autor de "Ama Rosa" que "usted no ha leído obra alguna mía, mucho menos "Los parientes pobres". En la contrarréplica Couceiro Bescos asiente que no ha leído "Parientes pobres" y apostilla "pero he leído de usted lo imprescindiblemente necesario para tener una idea aproximada de su talento...muchos millones de españoles poseen sobradas razones para huir del melodrama en general y del melodrama malo en particular". Por último Marius lanza al vuelo su ironía para decir que se sorprende de que Sautier Casaseca se muestre tan indignado porque "un periodista de provincias eche su cuarto a espadas en una cuestión "tabú", vedada para él". Para terminar -el aguijón de Mario Couceiro va cobrando intensidad a medida que se acerca al final- señala "no volveré a referirme a la obra del Sr. Sautier jamás. Estaba equivocado y lo reconozco así. El autor de "Ama Rosa" no es precisamente un escritor magnífico dotado para generar el llanto de sus lectores u oyentes. Al contrario: lo que generan sus obras es la risa".