miércoles, 15 de enero de 2014

El arsenal de Ferrol, "la nona maravilla del mundo"



En la foto, la sala de armas

Ayer, día 14, se cumplieron nada menos que doscientos sesenta y cuatro años en que por Real Orden se mandó construir el arsenal de Ferrol. La iniciativa partió de Felipe V y tuvo continuidad en Fernando VI y Carlos III. De las obras y de las instalaciones se han dicho maravillas, nunca mejor dicho, porque el asturiano Eugenio Álvarez Caballero, a la sazón alcalde de las villas de Ferrol y la Graña y más tarde ministro de Carlos IV en un escrito elevado al rey Carlos III, el 25 de junio de 1875, señalaba "suntuosas obras que con embidia de otras naciones y como nona maravilla del mundo, se miran ya concluidas". Pero no solo  Álvarez Caballero , sino también el que entonces iba a ser presidente de los EEUU, John Adams llegó a Ferrol a bordo de la fragata francesa "Sensible" que tuvo que reparar una vía de agua. Esto sucedía el 8 de diciembre de 1799. Por dicha razón tuvo que estar un mes en esta ciudad y en su diario dejó escrito: "las obras públicas, las fortificaciones, los arsenales, los cuarteles construidos de un piedra semejante a la de Baintree exceden en interés a cuanto había visto hasta ahora". El marino e ingeniero Andrés A. Comerma escribía en el Anuario de 1906  que todos los ministros de Marina "han pensado en conservarlo por ser considerado hasta ahora por los extraños como uno de los mejores del mundo, no solo por su posición topográfica y estratégica sino por la magnificencia de sus almacenes, talleres, diques, dársenas y baterías". Claro que, leyenda o no, cuentan que uno de los borbones se asomó un día al balcón para quedar con la vista puesta en el horizonte y un ayudante le preguntó qué miraba y él dicen que respondió con algo así "estoy tratando de ver los arsenales de Ferrol que por el tiempo que llevan las obras deben de estar a punto de contemplarse desde Madrid". El historiador José A. Rodriguez Villasante dice  "en el Arsenal de Ferrol se aprecian claramente las novedades de la Ilustración: el despegue del proceso artesanal del diseño en la arquitectura y la ingeniería moderna". En definitiva todos han sido elogios hacia esta obra que actualmente resulta emblemática en el patrimonio monumental ferrolano. De hecho se incluye en las rutas para turistas, como no podía ser de otra manera y, como es también sabido, aspira al título de la Unesco. El arsenal ocupa unos 240.000 metros cuadrados de superficie.