miércoles, 6 de marzo de 2013

Relatos de Vicente Araguas


El poeta, escritor, columnista y crítico literario, Vicente Araguas acaba de sacar a la luz la edición de Xuvia-Neda, traducida del gallego por Andrea Araguas Baliño. Es un libro de relatos en los que el autor refleja experiencias vitales, no exentas de fabulación, circunscritas a sus vivencias personales en un territorio, el suyo, el que le vio nacer y que institucionalmente lo tiene como hijo predilecto. La portada es obra del artista luso-galaico Manuel Patinha y la editorial es Huerga y Fierro. En la contraportada se lee: "A través de los cuentos de este libro, de gran acogida crítica y lectora, vemos un microcosmos que se alimenta a sí mismo, reproduciéndose hasta la exasperación sentimental". El libro acaba de llegar a mi buzón de Papoi, vía correo postal, con una doble dedicatoria: la autógrafa, muy afectuosa, que termina "coa miña amizade inmorredeira" (con mi amistad imperecedera) y la literaria que encabeza uno de los doce cuentos ("Pedro Pelotas") que reza "A Xermán Castro, tejedor de historias él mismo". Cuestiones personales a un lado, que, como no podía ser de otra manera, merecen toda mi gratitud, Xuvia-Neda es un libro para releer y recrearse porque está escrito con un lenguaje directo, coloquial y muy ameno, envuelto en el celofán de esa sensibilidad poética que Araguas porta con especial elegancia y que casi diríamos que lleva en su ADN existencial. Todo lo que hace, vive y experimenta pasa por el ineludible filtro de su talento creativo. Los personajes que evoca, alguno de ellos muy conocido, como Marcelino, el autor del gol de la selección española a Rusia, hoy con residencia en su villa natal de Ares, los escenarios que describe, unos y otros que pertenecen a su adolescencia y primera juventud, son plasmados en negro sobre blanco con acento apasionado. Estamos ante un autor "que trasciende la anécdota a la categoría...realismo sensible que no le pierde la cara a las circunstancias tal como son. O pudieron haber sido", texto entresacado igualmente del epílogo de la contraportada. Cabe esperar que Xuvia-Neda tenga en lengua castellana el sobresaliente éxito que tuvo en la versión gallega.