viernes, 30 de enero de 2015

Hace 45 años, dos curas ferrolanos al banquillo del Tribunal de Orden Público

Xosé Chao Rego, a la izquierda, y Vicente Couce Ferreira, a la derecha, en fotos retrospectivas del archivo
gráfico de
Ferrol Diario
"Cuatro ferrolanos en el banquillo" era el titular principal de una noticia fechada en Madrid, de la agencia CIFRA, recogida por el añorado Ferrol Diario, hace ahora 45 años, concretamente el día 25 de enero de 1970. El banquillo era el del Tribunal de Orden Público franquista y los ferrolanos eran dos sacerdotes, José Chao Rego y Vicente Couce Ferreira, párroco y coadjutor respectivamente de la parroquia ferrolana de Santa Mariña. Los otros dos eran seglares, los hermanos Lisardo y Luís González López. El fiscal en sus conclusiones provisionales pedía a cada uno dos años de prisión y multa de 25.000 pesetas por un delito de propaganda ilegal. Respecto a los juzgados "dice el representante de la Ley que los cuatro encartados residen en el Ferrol del Caudillo, que don Vicente y don José han asistido a reuniones de una organización laboral declarada ilegal, que han solicitado en homilías de sus misas fondos para atender a gastos de juicios en que había procesados por pertenecer a la referida organización y que editaron trescientos ejemplares a multicopista de un folleto de carácter extremista". 

Las octavillas

Respecto a los hermanos González López expuso que en los últimos meses de 1968 y principios de 1969 confeccionaron quinientos ejemplares a multicopista de una publicación clandestina, además de que le fueron intervenidos periódicos editados por un partido político declarado fuera de la Ley. El juicio se celebraría a puerta cerrada "por la presencia de los dos sacerdotes en el banquillo". Como se puede observar, la dictadura represaliaba a los curas, aunque al mismo tiempo les otorgaba el "privilegio" de preservar su intimidad cerrando las puertas de los juzgados. Este es un episodio más de los muchos que coronan una valiosa historia marcada por la presencia de los "curas obreros" en el "cinturón rojo" de la ciudad de Ferrol, sacerdotes que desempeñaron un papel decisivo en el tardofranquismo y transición a la democracia, como de ello da testimonio el libro de la profesor Rosa Cal titulado "Los curas contra Franco" (Embora. Ferrol. 2012) y otros tratados o ensayos cortos como el firmado por el propio Chao Rego en la revista FerrolAnalisis nº 2, que edita el Club de Prensa de Ferrol, "Lembranzas da igrexa ferrolá". 

Absuelto

Recuerda Chao Rego que en el juicio del TOP a que hago referencia "fun absolto, non sen reticencias por parte do presidente, Maxistrado Mateo -a quen logo deu morte a organización etarra- e o meu compañeiro Vicente foi dar cos seus osos á prisión "concordatoria" de Zamora, que habilitaran para cregos nunha argucia cínica de non violaren o non concordato". Cuatro décadas después recupero esta incidencia histórica en honor de aquellos cuatro ferrolanos  que saltaron  a los titulares de prensa, simplemente porque defendían la democracia y la libertad y apoyaban la causa obrera. Lamento no haber conocido a los dos seglares, pero sí que mantuve contacto con los dos sacerdotes que, recogiendo enseñanzas del Vaticano II, se alineaban con una iglesia renovada y comprometida. Los ferrolan@s que vivimos y asistimos a aquella experiencia no olvidamos y, además, queremos transmitirlo a las nuevasa generaciones. 
La libertad no fue gratuita aunque luego se haya hecho tan mal uso de ella, como estamos viendo a diario con la "rutilante" pasarela de los corruptos y la pésima gestión de una crisis que están pagando, en muchos casos dramáticamente, quienes no han tenido nada que ver en ella. La gran injusticia.