martes, 11 de febrero de 2014

Xoán Rubia canta a Díaz Castro

El cantautor mugardés, Xoán Rubia, en una foto retrospectiva
La música y la poesía han ido siempre de la mano, si bien hay historiadores que van más allá y especulan con que la poesía nació de la música. La poética de la música o la musicalidad de la poesía, he ahí el aparente dilema, aparente porque es falso. En todo caso, es un gran binomio, porque uno y otro género tienen personalidad propia, se complementan, son auténticos alimentos del alma y del espíritu, cuando no vehículos sonoros de los anhelos y quejidos del ser humano. Desconozco si Díaz Castro recurrió a la música como fuente, como estímulo, como estado de ánimo. Es un tema que no me suena -hablo de memoria- que haya sido tratado entre los estudiosos del poeta. Tengo que recordar al respecto que en el Seminario se estudiaba música desde los primeros cursos, al menos en mi época. Allí, en Mondoñedo, aprendí yo algo de solfeo, hoy totalmente olvidado para mi pesar, y llegué a recrearme en los matices del gregoriano, además de ser captado de muy joven (voz de tiple)  para la "schola cantorum". Personalmente, fue una experiencia que me marcó. Despertar con las estaciones de Vivaldi era abrir el camino a la sensibilidad  y admiración por los grandes maestros. Las vueltas que da la vida. Antes madrugaba con Vivaldi, ahora me acuesto escuchando al músico y compositor italiano, entre otros. Viene esta consideración previa a cuento de que el amigo cantautor mugardés Xoán Rubia me sorprendió un día, bastante antes de que la RAG designara a Díaz Castro para las Letras Galegas, con una composición musical que lleva la letra del poema Penélope: "Un paso adiante i outro atrás, Galiza..." Enterado de que el que suscribe tenía un grado de parentesco (primo segundo) con el vate chairego me remitió el trabajo en maqueta. Me gustó mucho. Muy en su línea interpretativa habitual con sobria instrumentación y magníficos registros de voz, como no podía ser de otra manera. Al conocerse la noticia de la Real Academia Galega le dije que la ocasión para dar a conocer su obra musical estaba servida. Le pedí autorización -él está de viaje y no regresará hasta final de mes- y hoy mismo espero incorporarla a mi página de facebook. Xoán Rubia se une de esta manera, como ya lo hizo a lo largo de su carrera con otros poetas, a la exaltación de la lírica cantando a Xosé María Díaz Castro. Desde Mugardos para Os Vilares de Parga, desde Ferrolterra para Galicia y para el mundo.