lunes, 13 de mayo de 2013

El primer instituto de Ferrol (I)


Este edificio, que fue en su tiempo recinto carcelario, se reconvirtió en los años veinte del siglo
pasado en el primer instituto de Ferrol, centro al que se daría el nombre de Concepción Arenal
Pienso que en la historia de Ferrol como ciudad (siglo XVIII) se registran dos acontecimientos que son los más importantes en el campo de la cultura y el conocimiento, de la enseñanza para ser más concretos: la creación del primer instituto, en el curso 1927-28 y la de un campus universitario en terrenos de Esteiro en los años 90. Suelo afirmar que aunque en la memoria colectiva ha quedado enganchado el estereotipo de la llamada Reconversión, en Ferrol nada se reconvirtió desde que se sacrificaran, en tiempos de Felipe González, los astilleros de la ría ferrolana, que se ofrecieron en prenda a la UE para satisfacer las presiones de otros emporios del sector de los países miembros. No obstante, también acostumbro a poner como emblema de la Reconversión, ya que otro no hay, el reciclaje de un viejo hospital militar en instalaciones universitarias, al que ahora añado la reconversión de una antigua cárcel en centro de enseñanza. En tiempos de dificultades, como los que ahora atravesamos, la cultura y el conocimiento deberían de ser precisamente los pilotos rojos que quedaran encendidos para evitar que se frustre el talento e ingenio de nuestras jóvenes generaciones. La realidad nos demuestra que en la crisis actual el saber está siendo objeto de exclusión, pero esto es harina de otro costal. Más que nada lo que pretendía con este post era recuperar ese fausto hito, celebrado por todo lo alto por nuestros ancestros, como fue el primer instituto al que se le pondría el nombre de la ilustre penalista ferrolana Concepción Arenal. Fue un alcalde, pequeño de estatura pero grande en su gestión y alteza de miras, Antonio Usero, quien empeñó su mandato en este logro, meta que consiguió en medio del aplauso y homenaje por suscripción popular que, una vez puesto en marcha el centro, le rindieron sus conciudadanos. Cuando estamos en el año escolar del 85 aniversario, camino del centenario, quede constancia de este capítulo histórico, que pretendo ampliar en días sucesivos porque creo que vale la pena escenificar el ambiente de sana alegría y euforia que se ha vivido en Ferrol con ocasión de la habilitación del primer instituto. Acabamos de recordar en su centenario la in auguración del tramo ferroviario Betanzos-Ferrol, pues ahora vamos con esta otra efeméride, relacionada con el alimento de la mente y el espíritu: las ciencias, las letras, el saber en general.