sábado, 25 de mayo de 2013

De "re" periodística



Una foto de familia del personal de Ferrol Diario (1969-1981)
No sé si son o no son aprovechables, eso lo tendrán que decir otros, pero estoy en la edad de transmitir, de compartir experiencias. Ayer me lo pasé muy bien en el Ateneo Ferrolán relatando historias de la prensa local en la que me inicié y en la que terminé mi trayectoria profesional. Uno se hizo mayor y ahora va diciendo que representa el salto del plomo a las modernas tecnologías de la comunicación y cosas por el estilo. Y es que en aquel entrañable Ferrol Diario (1969-1981), en el que aprovechando los residuos de la materia prima, lo mismo preparaba plomadas para ir a pescar -¡cuánto me gusta la pesca y cuán abandonada la tengo!-, que entregaba horas y horas al trabajo, que pasaba noches en vela, al pie de los teletipos, cuando sucedían episodios extraordinarios: la muerte de Franco, el 23-F, aquel Ferrol Diario fue mi primer trabajo como profesional y con los primeros chollos debe de pasar como con los primeros amores que son muy malos de olvidar. En este Diario de Ferrol -ayer cuando me retiraba del Ateneo recibí un sms alarmante, al final la crisis va a acabar con todo y con todos- fui feliz trabajando con un equipo que lo dio todo y que fue capaz contra todo pronóstico, de derribar los muros de la indiferencia y del escepticismo que rodearon la salida del rotativo, se van a cumplir el 2 de junio 14 años. Aproveché ayer para señalar que Diario de Ferrol, si no lo lleva el tsunami que estamos padeciendo, ojalá que no, ya está batiendo récords de duración. Iguala al Diario Ferrolano (1903-1917), supera al Ferrol Diario (1969-1981) y a La Monarquía (1886-1897). La excepción la protagoniza El Correo Gallego que se fundó en 1878 y todavía se mantiene, afortunadamente. Ferrol llegó a tener tres periódicos diarios en distintos momentos entre el último tercio del siglo XIX y principios del siglo XX. Ferrol es una ciudad con una gran vocación periodística. A lo largo de ciento cuarenta años se registraron 243 cabeceras, tal como consta en la "Historia da prensa ferrolá" (1845-1992) de la autoría del historiador Guillermo Llorca Freire y que yo tuve el honor de prologar. Esto va hoy "de "re" periodística.