sábado, 18 de mayo de 2013

Ausencias: Antonio José Pedreira, nacido para la radio

Lamentablemente, ninguno de los tres
periodistas están ya con nosotros.
Antonio José asoma la cabeza por el
centro, flanqueado por Andrés París por
la izquierda y Baltar por la derecha.



Se cumplen diez años del fallecimiento de un buen amigo y compañero en el oficio, él en las tareas radiofónicas: Antonio José Pedreira. Antonio José con el que me he subido en la niñez a un "palco" allí, en su casa de Rioxunto, para remedar a los músicos que animaban la fiesta del patrón de Esmelle, San Juan, se murió prematuramente un 18 de mayo de 2003. Tenía una voz que cautivaba a los oyentes, poseía un talento natural que le permitió desde muy joven desenvolverse delante de un micro con la mayor soltura y naturalidad, era una buenísima persona, describió una trayectoria profesional en Radio Popular en la que ejerció responsabilidades como jefe de programas y como director..No había cumplido aún los sesenta años cuando nos dejó. Recordaré toda mi vida una anécdota. Yo cubría entonces información deportiva y el titular de dicha área de Radio Popular, Teodosio Ramírez, maestro, abogado y columnista actualmente de Diario de Ferrol, se hallaba indispuesto por lo que me pidió que ocupase la cabina del estadio para hacer unas conexiones en distintos momentos del partido de turno del Racing de Ferrol. Tenía yo ciertos temores porque no era mi medio habitual, pero nunca le diría que no a Antonio José. La primera conexión fue muy bien. Eran las alineaciones, árbitro y demás, de manera que cogí confianza y pensé que no tendría problemas para repentizar y sacar el compromiso adelante sin mayores problemas. Ah, pero hete aquí que a la segunda conexión me quedo en blanco. Inmediatamente reaccionó del otro lado del hilo Antonio José para decir "señoras, señores, los duendes de la telefónica nos han tracicionado, nos hemos quedado sin la voz de nuestro compañero Man Castro". A la tercera y siguientes conexiones amarré las intervenciones  con notas manuscritas para evitar que se repitiese la situación. Me quedé muy incómodo, con la sensación de fracaso y durante mucho tiempo me ponía nervioso con un micro delante. Antonio José Pedreira se esforzó lo indecible para restar importancia al percance. Antonio José Pedreira, en el recuerdo. Un gran amigo, esmudiense como yo, una bellísima persona, un excelente profesional. ¡Ausencias que duelen!