miércoles, 9 de julio de 2014

El escritor y humorista gráfico Siro López, dispuesto a regalar a Ferrol su biblioteca y obra de caricatura

Siro López
El escritor, pintor, caricaturista y humorista gráfico, Siro López, anunció en una intervención en el Curso Gurméndez que estaba dispuesto a regalar su biblioteca y obra a la ciudad de Ferrol. Habló de la Universidad y el Concello como posibles destinatarios. Se trata de un patrimonio de revistas originales y publicaciones numerosas nacionales e internacionales sobre el humorismo, así como una valiosísima colección de caricaturas a través de la cual se narra la evolución política de Galicia, tras el advenimiento de la democracia. Preguntado por el que suscribe qué valor material daría a su legado dijo que superaría los 72.000 euros. Siro precisó que su idea era que el Ayuntamiento ferrolano y el campus local de la Universidade da Coruña se pusieran de acuerdo, para repartirse este patrimonio y formuló la propuesta de crear un aula del humorismo gráfico en la Facultad de Humanidades, ofreciéndose para hacer de guía en su articulación. El intelectual ferrolano tuvo su día en la primera jornada del Curso Gurméndez que, precisamente, aborda "O humor e a ideoloxía en tempos convulsos". Intervino abriendo la actividades con una lección magistral y divertidísima que mereció el reconocimiento de muchos de los alumnos, en su mayoría profesores de enseñanza. También lo hizo por la tarde, ante la ausencia inesperada de Xaquín Marín. Fue en esta comparecencia imprevista en la que decidió anunciar su iniciativa. Todavía cerraría las actividades participando en una mesa redonda, junto con Pinto&Chinto, viñetistas de La Voz de Galicia, que recogieron el testigo de Siro a la jubilación de este, en el año 2006. El conferenciante e inspirador del presente curso de verano desgranó sus vivencias y experiencias partiendo del primer oficio (delineante en la antigua Empresa Nacional Bazán, hoy Navantia-Ferrol). "Empecé haciendo la caricatura de mis compañeros de trabajo". Posteriormente hizo sus primeras incursiones en prensa en el campo de la viñeta cómica. Se inició en el desaparecido periódico Ferrol Diario, pasando por el Ideal Gallego para acabar siendo contratado por La Voz de Galicia en el año 1983. "Soy de izquierdas, pero procuré que mi obra periodística permaneciese al margen de mi pensamiento político", dijo.