sábado, 21 de marzo de 2015

Manuel Masdías Sánchez (1899-1971), profesor, poeta y letrista de las canciones de las "Pepitas"

Manuel Masdías también fue
profesor de las escuelas de Bazán
Esto de  remover portadas de periódicos del primer tercio del siglo pasado suele provocar hallazgos curiosos, además del propio contenido informativo. Me fijo muchas veces en el marketing de la época, las publicidades que entonces se insertaban. Por ejemplo, me encontré este día un anuncio del "Centro de Enseñanza General, fundado por D. Manuel Masdías Sánchez, licenciado en Filosofía y Letras y Maestro Nacional". Muchos ferrolanos de los que peinan ya abundantes canas saben a qué personaje me refiero. De hecho, una calle lleva su nombre, el CEIP de Caranza también, un concurso de poesía de la SAF, lo mismo, en fin, que está en la memoria histórica y colectiva del pueblo ferrolano.
            Pues bien, me fijé en algunos criterios que destaca la propia publicidad del centro al que aludo en el encabezado de estas líneas. Dice así: "Para que pueda formarse idea de nuestra acrisolada moralidad y disciplina, transcribimos a continuación algunos artículos del régimen interior del Colegio, todo el cual se cumple exacta y rigurosamente:
            Art. 3º.-La mayor falta que puede cometer un alumno de este Colegio es el pintar las paredes de la clase o molestar lo más mínimo a las niñas; pues una y otra falta son reveladoras de incultura y grosería y desterrar una y otra son los dos postulados de este Colegio.
            Art.4º.-La moralidad y la preferente atención sobre las niñas ha de ser algo que rayará casi en la exageración; por ello es importantísimo que las madres estén tranquilas, confiadas y convencidas de que las horas de estancia de sus hijas en el colegio son una prolongación de las del hogar donde nada han de ver ni oír y cuyo trato no por deferente ha de ser exento de la debida severidad.
            Art.7º.-Se prohibirá la estancia de los alumnos tanto en el portal de la clase como en sus inmediaciones; pues una vez dadas las asignaturas deberán alejarse del colegio para no molestar al vecindario, metiéndose en sus portales y dando una sensación de holgazanería que no es cierta muchas veces, pero que lo parece. Para los intervalos de clase a clase se habilitará sitio adecuado para estar.
            Art.15º.-El castigo de obra está desterrado en este Colegio por antipedagógico y antinatural. El alumno ha de obedecer por comprensión y nunca por miedo al castigo material. Si llegara el caso lamentable de tener que castigarle de obra el profesor, por rebelarse e indisciplinarse abiertamente, entonces la expulsión del Colegio será inmediata". Hasta aquí el texto del anuncio.
            Las claves del régimen interno del centro responden, naturalmente, a unas circunstancias y a una época de la historia y reflejan por otro lado la talla humana del fundador del colegio, aspecto del que quien esto escribe puede dar fe por haberlo conocido como docente y formando tribunal de exámenes en el instituto Concepción Arenal, ello al margen de que era un veraneante asiduo de Cobas, ahora Covas, por donde le he visto pasear en innumerables ocasiones.
            Manuel Masdías falleció un 11 de enero de 1971 y al cumplirse el décimo aniversario de su óbito, el periódico local Ferrol Diario señalaba "Hombre conocido en toda la ciudad, estimado por sus dotes intelectuales, por su carácter, por su trato, su afectuosidad, nada más que tuvo amigos. No era ferrolano -había nacido en Irixoa, comarca de Betanzos, en enero de 1899- pero cuarenta años de su dedicación a la docencia y el haber contraído matrimonio en Ferrol, le dio derecho a llamarse ferrolano y a que le trataremos como a un distinguido vecino", remarca el rotativo ferrolano.

            Además de la dedicación a la enseñanza, Manuel Masdías realizaba trabajos poéticos y había compuesto libretos de varias zarzuelas sobre temas de la ciudad, que fueron representadas en su época, sin olvidar que muchas letras de las canciones a las "Pepitas", tan de actualidad estos días, son de su autoría.