domingo, 15 de junio de 2014

A propósito de la "Ruta Torrentiana"

Mario Couceiro con Gonzalo Torrente Ballester
en el acto de presentación del ciclo de
conferencias con el que se inauguraban
las actividades del Club de Prensa en
el año 1987
Ayer, un grupo de ferrolanos y escritores llegados de fuera recreábamos una ruta por escenarios y entidades que estuvieron ligados a la figura del escritor y académico Torrente Ballester, en la conmemoración del 25 aniversario del premio de narrativa instituido por la Diputación Provincial de A Coruña. Al término, en un almuerzo colectivo que celebramos allí, en Serantes, al pie de la casa natal del autor de "Los Gozos y las Sombras" salieron a relucir innumerables comentarios y anécdotas por parte de personas que le conocieron y estudiaron. Como ya escribí en otras ocasiones -y en el paseo de ayer lo recordaba el profesor Ponte Far al presentarme en Herrera, en donde leí un fragmento de la obra torrentiana alusiva a ese hermoso mirador- los periodistas ferrolanos rescatamos al "Señor de las palabras" nombrándole "Ferrolano del Año". Fue el primero que recibió este galardón, hoy institucionalizado por el ayuntamiento local. Esto sucedía en el año 1977 y diez años más tarde, en el 1987, abría también el ciclo de conferencias con que el Club de Prensa de Ferrol iniciaba sus actividades, tras la fundación. El escritor fue presentado en aquella ocasión por el periodista y poeta Mario Couceiro, del que me ocupaba, junto con otros, en las "acotaciones" anteriores al abordar el tema del humor en Ferrol. A propósito recuerdo que Marius (pseudónimo) empezaba así, con ese toque humorístico, su intervención en el salón de actos de Caixa Galicia. Tengo la desgracia de ser el socio más carroza del Club de Prensa. De todos modos no voy a negar que me siento muy orgulloso de preceder en la palabra a un ferrolano de la categoría humana e intelectual de Gonzalo Torrente Ballester. Sin embargo creo que en este caso concreto la presentación carece de sentido. Es como si algún desocupado convecino y al mismo tiempo tonto de nacimiento, ambas cosas pueden ir unidas, se esforzase en explicaros, mientras paseáis con él por jardines del Cantón, que aquellos son efectivamente los jardines del Cantón. Si esto llegase a producirse, nadie os reprocharía que mandaseis a la mosca, ya entendéis, con perdón, al informante. Sólo espero que vosotros que sois personas generosas no me enviéis a ese lugar. No me gustaría nada. Tenía también un gesto de distinción para José Antonio Ponte Far, ayer alma mater de la "Ruta Torrentiana". En una pose de humildad que le honraba, Marius decía cualquiera de vosotros podría hacerlo mucho mejor que yo, por ejemplo, Ponte Far, que ha hecho trabajos muy meritorios sobre la obra del escritor Torrente". Otro detalle del sentido del humor del presentador de aquel acontecimiento, en el que Torrente habló del periodismo, queda reflejado en el siguiente fragmento. Hablaba de la obra de GTB y decía "ha escrito también un libro, Don Juan, que quizás sea una novela o que probablemente no lo sea. La critica especializada discute aún acerca de ese arcano. Lo que a mi como lector me importa tres pitos. Según mi opinión, y no soy el único en opinar así, se trata de una de las obras en prosa de más alta categoría calidad que hayan sido escritas en España a lo largo de este siglo. Y terminaba Couceiro de esta guisa como ya os he dicho todo lo que sabíais de antemano, voy a terminar este rollo, recordando que fuimos nosotros, los periodistas de la ciudad, los que un día decidimos elegirle Ferrolano del Año, con lo que deseábamos entonces constatar que él era y es el ferrolano más ilustre no de un año sino de todos, mientras la gente no pierda algo tan consustancial con el hombre como lo es el amor a la lectura. Por eso y por todo lo que he dicho y dejé de decir os ruego que deis la bienvenida con un aplauso a Gonzalo Torrente Ballester, por haberse desplazado desde Salamanca para hacernos el favor de inaugurar el ciclo cultural organizado por el recién nacido Club de Prensa.