lunes, 22 de julio de 2013

El Esperanto renace con las nuevas tecnologías



Ferrol fue sede del XXXVI
congreso nacional de Esperanto
en julio de 1976
Recuerdo cuando era un adolescente que muchos congéneres pensábamos que la Europa unida y el Esperanto eran dos grandes retos. Ya soy mayor, he vivido el ingreso de España en la UE, pero tengo que confesar que, visto lo visto, no se han hecho bien las cosas y la idea de una Europa unida está en caída libre. Sucumbre ante el fenómeno generalizado del euroescepticismo. Empero, no me voy a ocupar de esto, que es, por otro lado, tema manido. Me quedo con lo del Esperanto que tampoco es que haya experimentado grandes avances, pero cierto es que algo se ha movido, espoleado por la irrupción de las nuevas tecnologías. Quise ponerme al día y formulé la pregunta del millón: estadísticas de hablantes en el mundo. Primer frenazo. Se barajan cifras estimadas en una horquilla tan amplia y generosa como que oscila entre los 100.000 y los 2.000.000 y entre 1.000 y 10.000 hablantes nativos. Cosa rara esta falta de precisión cuando existen agrupaciones y federaciones repartidas por diversos países que podían dar respuesta a un dato que es elemental para conocer la evolución del idioma. Desde luego, estas cifras no tienen nada que ver con las que daba a este periodista el presidente de la federación española hace 37 años cuando se celebró el XXXVI congreso nacional en Ferrol (Ferrol Diario, 22 de julio de 1976). Figuerola Auque manifestaba que unos veinte millones de personas lo conocían y podían haberlo utilizado esporádicamente. En fin, a lo mejor algún internauta informado al que yo no he llegado puede arrojar algo más de luz sobre tanta ambigüedad como pesa sobre el número de hablantes. Ahora bien, Internet ha dado un fuerte impulso al Esperanto: páginas webs, cursos, foros, salas de chat, blogs...Wikipedia posee más de 170.000 artículos, en febrero de 2012 el traductor de Google lo incorporó a la lista de idiomas, el Nobel de Economía (1994) Reinhard Selten es presentado como abanderado esperantófono. Hay quien habla de renacimiento de este idioma, el "latín de los obreros", que le llamaban en Alemania en el primer tercio del siglo XX por tener un fuerte apoyo en el proletariado, perseguido por Hitler que temía que podía ser usado para la dominación del mundo por una conspiración judía internacional, también por Stalin que sospechaba que era una lengua de espías y provocó fusilamientos en la U. Soviética. El propio senador estadounidense McCarthy consideró que el Esperanto era "casi sinónimo" de simpatía hacia el comunismo. En la dictadura franquista, también fue interrumpida la actividad que venían fomentando las escuelas racionalistas y ateneos libertarios. El Esperanto, lengua planificada, ideada por L. Zamenhof, cuya gran parte del vocabulario procede del latín, antes perseguido por los dictadores, ahora muy presente gracias a las nuevas tecnologías.