martes, 23 de diciembre de 2014

¡Felicidades!

Palacio municipal ferrolano
Ante la imposibilidad de hacerlo uno a uno, porque me ocuparía mucho tiempo -entre media de lectores del blog, seguidores de twitter y facebook calculo que rondaremos los tres mil- y ya que es tradición enseñar y ejercitar el lado humano y afectivo en estas fechas, con ese poso, mezcla de espíritu pagano-religioso y estrategias mercantiles o de consumo, he decidido expresar los mejores deseos a través de mi ventana habitual. Ventana que, además, lleva el rimbombante nombre "deferrolparaelmundo". Desde que llegó internet, el concepto planetario se hizo más pequeño y la ficción de antaño ha cobrado cuerpo real hogaño. Acabo de mirar, por curiosidad, que naciones son las que están en mi estadística bloguera y, junto con España, naturalmente y en primer término, aparecen por este orden Alemania, EEUU, ¡Ucrania!, Brasil, Francia, Reino Unido, Canadá...Espectacular, no por lo que respecta a mi particular caso, que es de los más modestos, modestísimo, en cifras, sino por la grandeza e impacto de las nuevas tecnologías. Pero a lo que iba -que soy muy dado a perderme en la construcción de las oraciones subordinadas-quiero todos seáis felices, pero, para que esto sea así no podemos olvidar el compromiso que tenemos de poner la aspiradora a funcionar y sacar de delante cuanta basura nos rodea. Es fundamental para que esa felicidad, entendida como un estado relativo de bienestar, pueda lograrse, tener más y mejor educación, conservar el sistema universal de salud, redistribuir más justamente la riqueza, disponer de una Justicia justa, valga la redundancia, asistir a los dependientes, conseguir que principios constitucionales como la vivienda y el trabajo dejen de ser papel mojado, acabar, en definitiva, con las políticas carroñeras, que los llamados mercados y poderes financieros -los gobiernos se han convertido en unos títeres- nos vienen aplicando despiadadamente. Como vemos, mucho chollo el que tenemos por delante, pero no hay que decaer, es la parte que nos toca: la resistencia, pasiva y activa, y la lucha por un mundo mejor. Que la vida os sonría en estas fechas y que el año que viene, decisivo porque hay convocatorias a las urnas, vayan cediendo los sobresaltos y escándalos y volvamos a edificar, ladrillo a ladrillo (metáfora), los estados de derecho y bienestar.