sábado, 20 de agosto de 2016

"Acotaciones de un ferrolés" y "Diario de Man Castro"



He decidido darle descanso a mi blog. Y lo hago primero manifestando mi gratitud a quienes me han seguido incondicionalmente como son los suscriptores. Pero también a los lectores ocasionales que son muchos a juzgar por el número de visitas que registra "Acotaciones de un ferrolés". Paralelamente dejo el "Diario de Man Castro", si bien realmente hace ya algún tiempo que lo tengo abandonado, en el que también cuento con un número, muy reducido, eso sí, de seguidores. En el blog alcanzo 671 entradas, es decir, artículos, en buena parte breves aportaciones sobre episodios históricos de la ciudad que habito, algunos más difundidos, otros mucho menos, todos con algún matiz, algún detalle que podría darle el carácter de novedoso, aunque no me atrevo a ser rotundo en esta afirmación. La razón es que el hecho de haberme volcado en el facebook me ha restado tiempo e incluso es una segunda vía por la que canalizo también todo lo que considero de interés, procedente de mi modesta biblioteca y hemeroteca.
Y también, razón primordial, porque en la intención tengo, ya desde que me jubilé, editar algo en papel, de hecho ya le tengo título provisional a uno de los volúmenes: De prólogos, pregones y otras prácticas periodísticas, en el que recopilaría discursos y colaboraciones que se hallan dispersos en diversas publicaciones. El otro, al que no le concebí todavía un posible título, sería una selección de artículos relacionados con hechos y figuras de perfil histórico local. Pequeñas cosas en pequeñas dosis. Tendré que sondear en algunas editoriales la viabilidad de mis proyectos. Porque esa es otra historia por resolver. En mis planes está asimismo -y esto ya lo anuncié repetidamente, pero todavía no arranqué- escribir una especie de memorias profesionales que abarcarían desde el último tercio del siglo pasado hasta prácticamente nuestros días, memorias que abarcarían mi recorrido por la prensa escrita y mi modesto compromiso con la cultura ejercido a través del Club de Prensa de Ferrol, entidad de la que tenemos ya en papel ("Cadernos" de "FerrolAnalisis") una historia gráfica, pero me apetece que quede también una escrita en primera persona.

Claro, ya se sabe que el que mucho abarca poco aprieta y si me quiero dedicar a todo esto y otras actividades que aún mantengo en vigor y que no cito para no agobiarme yo mismo, deberé reajustar mi humilde producción y reducir mi presencia en algunos frentes de la órbita digital. Es posible que tengan que "caerse" otras ocupaciones, pero no vamos a poner el carro antes que los bueyes. Téngase  en cuenta que el abandono del blog no es definitivo, que volveré sobre lo andado una vez que desbroce el camino para ver de llevar a cabo cuando menos algunas de las iniciativas que barajo. Sé que cuento con el aliento de muchos amigos y amigas que hace ya tiempo que me vienen tirando de las orejas para que edite algo, pero he de confesar que voy a tener que romper con pudores y prejuicios, complejos e inoportunas perezas. Al final, siempre acabo haciéndome la misma pregunta ¿Esto a quien le puede interesar? Pero también concluyo convencido de que si no publico no podré dar respuesta a la interrogante. Y el tiempo se me va de las manos.